Buscar trabajo a los 50


Buscar trabajo a los 50 - Oscar R. Flores Zerega

Vivir la cesantía a los 50 años no es una experiencia exenta de adrenalina, de desafíos y de un encontrase con la mejor versión de uno mismo.

Claramente esto no es los 80 o 90, dónde buscar trabajo implicaba usar el mejor traje e ir empresa en empresa entregando tu CV impreso, esperar un largo periodo a que te llamarán y lograr el objetivo de ingresar a esa “Gran Empresa” que por lo general eran: bancos, compañías de seguros o fábricas. Con ello, sólo quedaba hacer una gran carrera y jubilarse en ella.

Hoy, la instantaneidad de las redes sociales te permite estar cómodamente en tu casa y conectado a internet buscar trabajo en un centenar de empresas, en decenas de plataformas. Claramente el paso de los años ha traído cambios y beneficios en el proceso de búsqueda de trabajo.

Pero hay algo que nunca va a cambiar, que es la esencia de este tipo de procesos, es decir uno mismo, la voluntad, el creer en uno y en esa capacidad de saber enfrentar un desafío tan importante como el volver a reinsertarse en el mundo laboral, ya sea como dependiente o independiente. Buscar trabajo es mucho trabajo.

En el área de marketing todos los días hay cambios y quizás las personas con más de 5 décadas en el cuerpo les cuesta adaptarse, partiendo por el idioma, hoy todos los términos son en inglés: Flyer – Volantes, Product Manager - Jefe de Producto, Target – Público objetivo. También los equipos de trabajo son variados y hay especialistas en cada uno de ellos. Pero al final la esencia es la misma, lograr capturar la atención de los clientes, atraerlos a la marca y hacer que la usen.

Hoy la sociedad laboral en complicidad con cada uno de nosotros nos empuja a crear nuestras propias empresas, buscar la especialización en aquellos rubros o áreas que aún la tecnología ha convertido en parte de ella, es acá donde aún podemos percibir que falta mucho para que los “viejos” quedemos obsoletos, ya que, más allá de las RRSS, las App, la conversión y todo lo que trae el marketing de hoy en día, la relación persona a persona no se ha perdido, al contrario, es un campo, que de acuerdo a lo que mi experiencia me indica, tiene mucho más que otorgar. Las organizaciones están conformadas por personas y como tal son seres sociales, que requieren compartir, interactuar, verse a los ojos, sentir y vivir, más aún cuando un virus tan letal como el que nos ha tocado vivir nos ha alejado de lo más simple que teníamos, saludar a un ser querido de mano, abrazo y sentir.

En definitiva, vivir con 50 años es excitante, rejuvenece y alienta a seguir creciendo, no hay nada más motivador y entretenido que creer, crear y crecer a esta edad.

navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.