La digitalización de buscar trabajo


La digitalización de buscar trabajo - Nicolás Lalis

Hubo una época en la que nosotros buscábamos trabajo y ahora puede que el trabajo nos busque a nosotros. 

El cambio es una constante en la actualidad y el entorno laboral no podía ser menos. El impacto de Internet ha supuesto una significativa evolución de los tradicionales métodos de búsqueda de empleo, en pocos años. Atrás quedó el envío de CVs en formato de papel junto con las cartas de presentación. La era digital de hoy convierte a cada uno de nuestros perfiles digitales en nuestro CV (“uno mismo es su currículum”). Si alguna empresa quiere saber de mí, no tiene más que entrar en Google y buscarme con nombre y apellido.

Hasta no hace muchos años atrás, la lectura de los avisos clasificados del diario eran moneda corriente, junto con las largas colas que se armaban frente a las oficinas del centro cada mañana de la jornada laboral. Fue, en la década del 2000, con el nacimiento del primer portal de empleo y las publicaciones de las primeras ofertas de trabajo online, donde el uso de la red (web) para estos fines se volvió más prioritario. El acceso a Internet para el nuevo siglo se globalizó de tal manera que hoy el 90% de las empresas buscan candidatos en la web. Y la gran mayoría, por no decir casi todas, de las personas configuran sus perfiles online desde la PC de su casa o simplemente desde sus celulares. Nos encontramos en una era en la que las plataformas digitales como Facebook, Linkedin y Twitter están revolucionando el concepto de “buscar empleo” (sin ir más lejos, los portales tienen aplicaciones para enviar CVs y aplicar a puestos desde el celular).

La digitalización de la búsqueda de empleo comenzó con la estandarización de los portales de búsqueda y ofertas de empleo, en donde los CV se subían a las plataformas y las empresas elegían a los candidatos. Sin embargo, a pesar de ser la primera fase de la selección en un formato digital, es todavía una práctica relativamente habitual que los entrevistados acudan a la entrevista presencial con el CV en formato papel.

Hoy en día coexisten múltiples maneras de buscar empleo: presencial, redes sociales, portales de empleo, páginas web de empresas, web de consultoras, aplicaciones; hasta existen grupos de Facebook en donde se comparten avisos. Cualquier fórmula para conseguir empleo es válida siempre y cuando se planifique su uso acorde al objetivo deseado de encontrar ese puesto en particular. Esto implica llevar un registro adecuado y a consciencia del uso que se hace de las mismas. De nada nos sirve tener perfiles incompletos en todos los portales o no actualizar nuestro Linkedin; o aplicar a muchos avisos de empleo sin saber a dónde enviamos nuestro CV. Así mismo, la búsqueda de empleo debe adaptarse al tipo de trabajo que se busque. Si en un determinado sector o empresa, la costumbre es presentar el CV en formato papel en las oficinas de la empresa, y todos los candidatos que pasan a formar parte de la empresa lo hacen por esa vía, esa debe ser nuestra primera opción. Pero, por ejemplo, si el candidato está buscando un empleo en el ámbito del entretenimiento, el armado de un video CV por Youtube sería una acción más eficaz.

Todos los años desaparecen y se crean nuevos puestos de trabajo especializados, según la demanda de la época. Habrá tecnologías y desarrollos que todavía no se conocen y que exigirán otros conocimientos, capacidades y destrezas. Programadores, desarrolladores de aplicativos, robótica, inteligencia artificial, técnicos en electrónica  y ciberseguridad están pisando cada vez más fuerte en el mercado laboral actual, producto del aumento de la demanda de dichos perfiles y las reconversiones empresariales. Aunque tampoco podemos ser todos ingenieros o informáticos, se irán generando nuevos perfiles (como los nuevos puestos en marketing digital, ecomerce y community management) que acompañen la gestión, el soporte, la promoción y la comercialización de los valores agregados. Se necesitarán perfiles multidisciplinares que puedan enfrentarse a los desafíos del mercado laboral y no puntualmente es requiriente un título universitario para tal fin.

¿Entonces a qué me dedico? Pensar, hoy, en estudiar una carrera universitaria nos pone en un lugar de incertidumbre tal que, cuando finalicemos nuestros estudios, no sabremos cómo debemos “reinventarnos” para lograr una salida laboral exitosa. La lectura crítica, la creatividad, la capacitación y nuestro plan a futuro deben ser los pilares esenciales para no perder el rumbo de nuestra trayectoria laboral.  Así mismo, hablar de trayectorias no es marcar un camino lineal y progresivo. Atrás quedó la idea de estudiar, formarse en una carrera y trabajar toda la vida en una empresa para ir haciendo carrera allí. El paradigma actual de la complejidad nos desafía a enlazar “las recetas” e ir probando. Como dice el dicho popular “el que no arriesga no gana” y si no somos promotores de nuestra vida, serán nuestras representaciones “poco eficaces” las que condicionarán nuestras acciones y nos hará quedarnos en nuestra zona de confort por siempre.

Luego de este breve recorrido histórico, podemos acordar que el perfil digital y el perfil laboral deben tener armonía y coherencia. El sujeto debe crear y proyectar una marca personal y profesional acorde a su objetivo laboral en cada uno de las redes en donde tenga presencia, guiándose por el triángulo holístico (Lo que el mercado está demandando- Lo que mejor hago- Lo que disfruto más haciendo).

Nicolás Lalis

Profesor y Licenciado en Psicología orientado a RRHH, con experiencia en implementación de proyectos, formación y coordinación de talleres de outplacement. Curioso por naturaleza y comprometido con la eficiencia. Generador de puentes de conocimiento y relaciones.

Me podés contactar en mi Linkedin.


Ver más notas y consejos de Nicolás Lalis.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.