¿Cuán robot sos?


¿Cuán robot sos? - Mara Calzato

Hace unos días leí un artículo que alertaba sobre la posibilidad de extinción de la mayoría de las profesiones a manos de la tecnología.  Actividades impensadas como la odontología o la abogacía sucumbirían a los códigos de la robótica. Dictámenes logrados a través de inteligencia artificial y tratamientos de conducto simultáneos milimétricamente realizados por robots parecen ser un futuro posible; y más allá de la inminencia de esta nueva realidad, que depende de muchos factores, me pregunto cuáles son las condiciones que nos van a destacar ante las máquinas. ¿Qué nos hace diferentes? ¿Qué nos hace únicos? 

Leyendo a expertos en el tema, me encuentro con una respuesta simple pero potente. ¿Qué  nos hace diferentes o destaca frente a iguales profesionales con similares trayectorias en un mismo contexto laboral? La empatía y la escucha activa, sumada a la tan necesaria capacidad de adaptación a los cambios. 

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y sentir como él; la escucha activa por su parte se manifiesta cuando todos nuestros sentidos están puestos al servicio del otro, estamos escuchándolo sin pensar qué le vamos a responder. 

El ejercicio de estas dos herramientas positivas de nuestro desarrollo profesional  nos son intrínsecas. Muchas veces al referirnos a personas que no demuestran sus sentimientos los llamamos robots, seres incapaces de sentir y que no tienen sensibilidad ni se toman el tiempo de entender al otro. ¿Cuán robot estás siendo?


Como seres racionales y emocionales tenemos la posibilidad de usar esto que nos hace únicos a nuestro favor.  ¿Cómo lo ponemos en práctica?

Revisá tu actitud 

¿Estás siendo amable con tu entorno? ¿Estás al servicio del otro? Cuando te convocan o piden algo: ¿Cuál es tu primera reacción? ¿Sos permeable o estás a la defensiva?

Enfocate 

Preguntate todas las veces que sea necesario qué estás buscando, cuál es tu objetivo. En base a ello diseñá un plan que tenga en cuenta la empatía y la escucha activa como condiciones necesarias para alcanzar la meta

Diferenciate

Si lográs poner en práctica ponerte en el lugar del otro y escucharlo construyendo conversaciones con sentido, vas a distanciarte de las máquinas para poner en evidencia aquello para lo que somos únicos: la capacidad de sentir. 

Tenemos la oportunidad de entrenar o profundizar estas competencias antes de que los robots se quieran quedar con nuestro puesto. No hace falta invertir en capacitaciones ni esperar que algo futurista suceda. Es algo que todos podemos hacer con la simple intención de ser mejores personas cada día en todos los ámbitos en donde nos toque estar. ¿No te parece?

Mara Calzato

Magíster en Comunicación de las organizaciones de la Universidad Austral, licenciada en Comunicación Social de la UNLaM, periodista y una apasionada por comprender y redescubrir permanentemente la comunicación organizacional. Trabajó en medios de comunicación, gestionó la comunicación de empresas privadas, pymes y multinacionales, fundaciones y organismos del Estado. También dictó clases en Universidades nacionales y privadas. Conocé más sobre Mara en Escribo en tu nombre y en su Blog.

Ver más notas y consejos de Mara Calzato.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.