La escucha lo es todo!


La escucha lo es todo! - Brenda Gendin

No existen dos personas que entiendan y perciban la realidad exactamente igual. Cada persona es única. La cultura en la que nos criamos, nuestra propia biología, cómo nos comunicamos a través del lenguaje y nuestra historia personal (la familia, la educación, la escuela) nos hace seres únicos; no hay dos personas completamente iguales.

Si bien esto nos puede parecer lógico y casi obvio, es la cuna de todos los malentendidos. Cuando no pensamos como piensa el otro, creemos que él está equivocado. Solemos decir que entendemos su punto de vista aunque no lo compartamos. Y así, sentirnos mejor con nosotros mismos. Pero lo cierto es que nunca podemos tener la certeza de si lo que entendimos es verdaderamente lo que quiso decir la otra persona.  En este contexto, es que la escucha adquiere un valor esencial en la comunicación.

Históricamente, los modelos tradicionales de la comunicación pusieron el foco en el hablar, más que en el escuchar. Y crecimos pensando en que si decíamos las cosas “claras” y aprendíamos a transmitir un mensaje correctamente, entonces podíamos comunicarnos efectivamente; pero la experiencia nos demostró que no es así. Con “hablar claro” solamente no alcanza.

¿Te paso qué... 

  1. Saliste de una reunión y cada uno entendió algo distinto? Todos estaban ahí, las palabras que se pronunciaron fueron exactamente las mismas para todos, pero cada uno entendió que había que hacer algo diferente.

  2. Viendo los mismos datos, las acciones que había que realizar eran distintas para cada persona?

  3. Escribiste un mail/whatsapp detallado creyendo que era clarísimo y completo, con la información necesaria para obtener respuesta y no obtuviste el resultado deseado (o reiteradas preguntas o ninguna respuesta pero el resultado no se logró)?

Si respondiste que sí al menos a una pregunta, seguro te darás cuenta la importancia que tiene la interpretación en la comunicación. Y por qué la clave de la comunicación efectiva está en el escuchar. Escuchar es mucho más que oir. Escuchar es oir más interpretar. Depende de cómo interpretemos lo que nos dijeron, cómo vamos a actuar. Y no de lo que se dijo.

Por eso, te dejo cuatro tips que te ayuden a mejorar tu escucha:

1. No juegues al simulador 

Evita hacer “como si” estuvieses escuchando cuando sabes que no lo estás. Expresiones como “aja” mientras estás en modo “multitasking” sólo entorpecen la conversación y dificultan la coordinación de acciones. Enfócate!

2. Evita completar las frases del otro

Por más que creas saber que es lo que va a decir, sólo conseguirás disgustarlo y entorpecer la comunicación.

3. Procura ser efectivo más que tener razón

Si sólo intentas demostrarle al otro lo equivocado que está, sólo conseguirás enfadarlo. Busca en cambio qué puntos en común puedes encontrar con la otra persona para lograr el objetivo. Esfuérzate verdaderamente, puedes lograrlo!

4. Dale el beneficio a la duda

No supongas ni des por obvio. Verifica tu escucha. Nunca está de más chequear que lo que entendiste que te quisieron decir, sea realmente lo que te dijeron. Esto te ahorrará varios disgustos, peleas y hasta trabajo extra.

Brenda Gendin

Brenda es la CEO y fundadora de mibucle.com. Con  amplia experiencia en RRHH y Coaching en diversas Multinacionales, creó este portal con el objetivo de ayudar a las personas en el desarrollo de su carrera profesional.

Ver más notas y consejos de Brenda Gendin.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.