Las claves del lenguaje no verbal en una entrevista


Las claves del lenguaje no verbal en una entrevista - Mariana Nunes

Los mensajes que transmitimos se componen de lo que decimos mediante el lenguaje, lo que sentimos respecto a lo que estamos diciendo y la corporalidad que, casi sin darnos cuenta y gracias a la perfecta sincronía de nuestro cerebro, adoptamos en ese momento.

Es así como algunas personas, a las que apenas conocemos y no hemos escuchado hablar suficiente, pueden generan en nosotros simpatía y confianza o por el contrario, recelo y aprensión. En una entrevista de trabajo, el encargado de entrevistarnos no es indiferente a esta “intuición” que genera la lectura (consiente o no) de nuestro lenguaje no verbal.

Por eso debemos cuidar la coherencia entre lo que expresamos y el acompañamiento que nuestro cuerpo hace a nuestra conversación. Comienza cuidando la primera impresión.

1. Comienza con la fotografía.

Lo primero que habla de ti al seleccionador, es tu CV y tu fotografía (si la incluyes) es responsable de gran parte. Entonces hagamos que exprese una excelente imagen de ti. Al tomarla, gira el torso un poco hacia tu izquierda ya que así tus hombros lucirán relajados al no estar totalmente horizontales sino un poco inclinados y dirige tu vista de frente a la cámara. Al pegar la imagen al CV, procura dejar espacio entre tu cuerpo y el marco derecho de la foto.

2. Agradable sala de espera.

Mientras esperas a que te hagan pasar, puede que no sepas qué hacer con tus manos. Si estás de pie y prefieres mantenerlas a tu espalda, debes saber que esta postura proyecta autoridad, y en un sentido negativo, desconfianza. No abuses de ella. Si estás sentado, cruzarse de brazos puede resultar cómodo, pero también es un gesto para protegernos. Si vas a cruzarlos, no ocultes ambas manos porque es una señal de hostilidad. Preferiblemente mantenlos relajados sobre tu regazo y así no estarás generando barreras con tu postura.  Al caminar junto con el otro hacia la sala de entrevistas, orienta tus manos de forma neutral hacia los muslos ya que hacia atrás delatan reserva.

3. Apretón de manos.

Cuando vayas a saludarlo con un apretón de manos, extiéndela primero y demostrarás interés, cordialidad y proactividad. De la misma forma, mantén el contacto visual acompañado de una sonrisa y atrae la mano del otro hacia ti para colocarte en una posición de poder. Al mismo tiempo que ofreces tu mano derecha, poza la izquierda sobre el brazo de la otra persona y generarás calidez y acercamiento. Cuida que la fuerza con la que aprietas sea firme pero no muy fuerte y que el contacto no se extienda por mucho tiempo.

4. Habla bien de ti mismo.

Durante la entrevista, evita tapar tu boca o tocarte el cuello, ya que en líneas generales esto es asociado a falta de seguridad y credibilidad. No importa si hablas rápido o lento pero debes modular muy bien todo lo que digas. Si quieres darle importancia y énfasis a algo específico que estés diciendo, baja la voz y habla pausadamente. Mientras te hablan, asentir tres veces seguidas muy sutilmente, proyectará empatía y hará que tu interlocutor se sienta cómodo. Si deseas agregar calidez gira levemente tu rostro a la izquierda.

5. Dale un vistazo a la tarjeta.

Por último, y aplica para una entrevista o cualquier otro encuentro profesional, cuando te entreguen una tarjeta de presentación, NO debes guardarla sin antes tomarte unos segundos para leerla. De esta forma el otro se sentirá alagado y lo interpretará como una cortesía de tu parte.

Mariana Nunes

Mariana es Lic.en Relaciones Industriales y Master en Administración de Negocios con amplia experiencia en consultoría de Planificación Estratégica en las áreas de RRHH, Marketing y Finanzas. Coach ontológico profesional. Contacto mariananunes.coach@gmail.com

Ver más notas y consejos de Mariana Nunes.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.