Aprender del fracaso: Factores a tener en cuenta antes de volver a empezar


Aprender del fracaso: Factores a tener en cuenta antes de volver a empezar - Mauricio Cohen Salama

En abril de 2016 el profesor de psicología de la Universidad de Princeton Johannes Haushofer sorprendió al mundo académico y a la prensa con la publicación de un curriculum vitae de fracasos, que presentó como un complemento de su currículum habitual, donde constaban sus logros.

Con esta publicación, Haushofer logró llamar la atención sobre una distorsión generalizada, que lleva a suponer que a las personas exitosas les sale casi todo bien. Por el contrario, advierte Haushofer basado en su propia experiencia, el fracaso es un resultado frecuente en todos los casos, incluidos aquellos individuos cuya trayectoria tiene una apariencia impecable.

Esta actitud saludable de evaluar tanto lo que nos sale bien como lo que nos sale mal está en la base de un nuevo enfoque que están empezando a implementar las organizaciones más dinámicas. La tendencia halló expresión en un movimiento global que nació en México en 2012 con el nombre “Fuckup Nights”, que se dedica a organizar eventos para compartir y escuchar historias de fracasos. Las Fuckup Nights ya se han llevado a cabo en más de 250 ciudades de 80 países.

Dos maneras de recuperarse

La gran cantidad de material reunido en las Fuckup Nights llevó a la creación en 2014 del Instituto del Fracaso, que se dedica a analizar las causas por las cuales los más diversos proyectos terminan yéndose a pique, con el propósito de elaborar informes que sirvan como guía a quienes se atreven a emprender. O a volver a intentarlo, ya que una de las tendencias relevadas por el Instituto es que la respuesta más común entre quienes fracasan con un proyecto es dejar pasar un tiempo para recuperarse y, una vez repuestos, dedicarse a iniciar un nuevo negocio en el mismo sector.

Cuando de recuperarse se trata, los investigadores del Instituto del Fracaso verificaron una curiosa diferencia en cómo utilizan ese tiempo de reparación los emprendedores europeos y los americanos. Para los europeos, lo más importante es recobrar la estabilidad emocional, pues creen que ese es el factor crucial para afrontar un nuevo desafío. Los americanos, en cambio, se dedican a estudiar para mejorar sus habilidades como emprendedores. Para ellos, el quid de la cuestión pasa por incorporar nuevos conocimientos.

Identificar las causas

Un informe del Instituto del Fracaso señala que incluso aquellas empresas que tienen inicios prometedores pasan luego por períodos de altos y bajos que las llevan a convivir con cierta dosis de incertidumbre, hasta que o bien encuentran su rumbo y se destacan del resto o bien entran en crisis, con riesgo de desaparición. Mientras se define la situación es necesario operar en un precario equilibrio que requiere de buen temple para conservar la lucidez y no perder la calma —eso que valoran los europeos— y de un análisis adecuado —como reclaman los americanos.

A la hora de analizar es clave determinar las causas por las cuales las cosas no salen del todo bien. Las hay de tres tipos:  

1. Contexto

Están aquellas que escapan al control de la organización, ya sea por un cambio de contexto o de reglas de juego o por la aparición de competidores dotados de una tecnología más avanzada.

2. Malas decisiones

Otras causas se vinculan con malas decisiones, cuyas consecuencias no llegaron a preverse en su momento y que luego aparecen en su verdadera dimensión como generadoras de un rumbo equivocado 

3. Deficiencias en la gestión

Por último, conviene revisar las posibles deficiencias en todos los aspectos de la gestión o en el diseño del producto o servicio, que al principio pueden parecer de escasa importancia y con el tiempo transformarse en problemas serios.

Identificar correctamente el tipo de causa que está generando dificultades es crucial para concentrar recursos y atención en el área que más lo necesita, o para tenerlo en cuenta en caso de que ya sea tarde y sea necesario reunir fuerzas y conocimientos para un nuevo intento.

Entrenarse para soportarlo

Tal como señalan los emprendedores europeos, la experiencia emocional de atravesar una situación de fracaso es siempre difícil de sobrellevar. A menudo, quienes comparten sus historias en las Fuckup Nights dan cuenta de estados de angustia, noches de insomnio y momentos de profunda tristeza.

Por cierto, la decepción que produce fracasar y sus consecuencias emocionales son imposibles de evitar. No obstante, se pueden tomar algunas medidas preventivas para quitar dramatismo a la situación y no darle más importancia de la que realmente tiene. Esto es lo que propone un grupo de autores vinculados a las Fuckup Nights, que han redactado un Manifiesto cuyo objetivo es promover hábitos, creencias y conductas que sirvan para soportar mejor las consecuencias de un eventual fracaso.

Entre las medidas y puntos de vista incluidos en el Manifiesto, se destacan:

  • No dejar de hacer nada por temor a ser rechazado.
  • Tomar conciencia de que la perfección no es más que una figura retórica.
  • Tener en cuenta que el fracaso es bastante probable.
  • Abandonar para siempre la pretensión de agradar a todo el mundo.
  • Evitar tomarse demasiado en serio.
  • Compartir los fracasos con muchas personas y, en lo posible, reírse de ellos.
  • Comprender que la derrota es desistir y el fracaso, parte del camino.
  • Dar y pedir ayuda.
  • Saber que nunca está dicha la última palabra acerca de tu potencial.
  • Reconocer que ser vulnerable es ser humano.

Referencias

Daniel J. Ollero, “Un profesor publica el currículum de fracasos que sufrió para ganar 90.000 euros antes de los 40”, El Mundo, 09/05/2016, disponible en http://www.elmundo.es/f5/2016/05/04/572a3f5922601dc1178b4627.html (consulta 14/07/2017).

Alejandro Almada y otros, El libro del fracaso, 1ra. Edición, México DF, 2014.

 The Failure Institute, The State of Failure, 2017, disponible en http://fuckupnights.com/wp-content/uploads/2017/05/The-State-of-Failure-3.pdf (consulta 17/07/2017).

Mauricio Cohen Salama

Mauricio es Coach Ejecutivo y consultor en Desarrollo Organizacional. Publica regularmente en el blog mauriciocohensalama.com. Es autor del libro Ser jefe/a en el siglo XXI: Conocimientos clave para tomar decisiones y mejorar el desempeño de tu equipo de trabajo, que se puede descargar gratis desde este link.

Ver más notas y consejos de Mauricio Cohen Salama.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.