Cómo ser productivo cuando haces home office


Cómo ser productivo cuando haces home office - Gastón Krasny

Ha pasado más de un mes desde que deje de ir a una oficina y comencé a trabajar diariamente desde mi casa. Además, comencé con un emprendimiento personal, con lo cual todas las responsabilidades de mi día quedan sobre mi propia espalda.  Como a mucha gente le pasa, las veces que podía hacer home office sentía que era mucho más productivo que en la oficina, principalmente porque podía obtener un alto nivel de concentración para resolver problemas pendientes evitando distracciones de mi equipo y compañeros de trabajo

Sin embargo, durante mi primer mes de home office viví una experiencia distinta de la que había imaginado. Desde días enteros en los cuales las distracciones hicieron que no logre comenzar a producir, a días en los cuales no pare nunca ni a almorzar o estirar el cuerpo. Poco a poco fui retomando el control de mi día. Te comparto una serie de consejos para que hagas de tu casa, un espacio de trabajo amigable y productivo.

1. Separa el espacio de trabajo

Es lindo trabajar desde la cama o el sillón un rato. Sin embargo, para ser productivo hay que generar un espacio de trabajo separado, que ponga límites entre el trabajo y la casa.  Cuando estás en tu casa no tienes que pensar en la oficina, y cuando estás en la oficina no tienes que pensar en tu casa. 

2. Genera un espacio de trabajo amigable

¿Cuántas veces te quejaste que la silla de tu oficina estaba rota, que el escritorio era chico, o que había poca luz? Tener un espacio amigable no es sólo algo necesario para sentirse más alegre mientras uno trabaja, sino que es una necesidad de nuestro cuerpo. Algunos detalles para mejorar el espacio de trabajo:

  • Una silla cómoda, buena para tu espalda, con apoya brazos. Idealmente, que puedas regular la altura. Y mucho mejor, si también puedes regular la altura de los apoyabrazos. Es un detalle que mejorará muchísimo tu comodidad.

  • Un escritorio o mesa con suficiente espacio, pero por sobre todo, cuya altura tenga sentido con la silla que elegiste.

  • Luz. Mucha. Trabajar en un lugar oscuro nos saca energía. La luz nos da ideas y hace creativos. Si podemos trabajar con vista al exterior, aún mejor. El brillo de la luz en el monitor no es un problema, con una cortina se resuelve. 

  • Monitor, Teclado y Mouse. Las notebooks se inventaron para transportarse y tener un espacio de trabajo móvil. No fueron pensadas para que tu espalda aguante trabajando 8 hs tipeando y mirando el monitor. Incorpora a tu espacio de oficina un monitor separado para ver mejor. O al menos un teclado y mouse que te permitan ponerlos a una altura diferente respecto al monitor. 

3. Organiza tu día

Tu casa es un lugar lleno de distracciones. Parar a mitad de mañana a hacer un lavado, regar los plantas o cocinar, puede matar tu productividad. Tu última tarea de cada día, debe ser organizar el día siguiente, para poder arrancar sin desconcentraciones desde primera hora. Y si tienes que realizar tareas del hogar, realízalas en conjunto, evitando cortar tu trabajo muy seguido. 

4. Evita comenzar actividades placenteras

Así como hay que tomarse un tiempo al mediodía para almorzar y recuperar energías, hay que evitar comenzar actividades que despues te cueste finalizar. Si arrancas a mirar una película o leer un libro a mitad del día de trabajo, es posible que cuando te des cuenta se hayan pasado varias horas.

5. Crea espacios de interacción

Si trabajas solo, es necesario generar espacios en los cuales puedas interactuar con otras personas. Te servirá para ventilar la cabeza, generar nuevas ideas, posibles clientes y proyectos. Intenta al menos 2 veces por semana trabajar un rato desde un café, espacio de coworking o con un amigo. 

6. Evita jornadas muy largas

Trabajar desde tu casa tiene la gran ventaja de no tener que viajar al trabajo. Y tiene el gran problema de aprender cuando dejar de trabajar. Mucho más aún, si trabajas de manera independiente. El cuerpo necesita descanso del trabajo y por sobre todo, actividad física. Intenta agendar actividades que te obliguen a finalizar tu jornada laboral, e idealmente que sirvan para realizar actividad física, como practicar un deporte o salir a correr. Evita terminar viviendo encerrado en tu propia casa y oficina



Gastón Krasny

Gastón es el CTO y cofundador de SeSocio.com. Previamente, fue manager de diversas áreas en las más importantes .com tecnológicas del país y es especialista en temas de Machine Learning, Big Data y Data Science.

Ver más notas y consejos de Gastón Krasny.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.