Claves para recibir feedback y convertir en aprendizaje los traspiés


Claves para recibir feedback y convertir en aprendizaje los traspiés - Mariana Nunes

En el artículo anterior hablamos sobre las claves para dar feedback a un subordinado, pero ¿qué pasa cuando eres tú el que recibe feedback? Todo empleado tiene la responsabilidad de potenciar sus propias habilidades para contribuir con su equipo y para mejorar continuamente. El feedback es la forma más rápida de conocer los cambios que esperan de nosotros y si estamos dispuestos a recibirlo con entusiasmo habremos conseguido una gran herramienta.

La clave es afrontar la conversación como lo que es, una oportunidad para aprender y ver actitudes que nos cierran posibilidades, nos alejan de nuestros objetivos profesionales y retrasan al equipo, disminuyendo la calidad de los aportes que podemos hacer al objetivo común. La organización a su vez, debe permitirte un clima donde puedas hacer pedidos francos y sentir la confianza y apertura para declarar ignorancia, pedir ayuda y asumir tus errores.

Cuando te dispongas a recibir feedback toma en cuenta los siguientes puntos:

1. Escucha

Si en tu cabeza estás manteniendo un monologo no podrás entender lo que quieren transmitirte, te perderás de una parte de la información y contaminaras el mensaje que estás recibiendo con ese otro mensaje que está generándose en tu mente. Apaga lo que está sonando en tu cerebro, tus prejuicios, tu idea previa de lo que escucharás, tus experiencias anteriores, tu percepción del interlocutor y escucha con la mayor atención posible.

2. Contrólate

No te ayudará en nada una reacción impulsiva, es preferible que antes de decir cualquier cosa de la que puedas arrepentirte, identifiques tus emociones y trates de gestionarlas para obtener el mejor provecho de ellas. Recuerda que no son negativas o positivas, solo tienen distintas funciones y nos dan información sobre nuestro mundo interno.

3. Pregunta

No te quedes con dudas, aprovecha la oportunidad y pregunta qué se espera de ti, cómo puedes aprender y hacerlo mejor. Solo asumiendo sin prejuicios, que eres humano y que desconoces una infinidad de cosas, podrás conseguir nuevos conocimientos y habilidades.  

4. Focalízate

No pierdas tiempo pensando en los por qué, ya ocurrió y no puedes cambiarlo, pero enfócate en el presente y futuro, sobre el que sí tienes el poder de modificar. De ahora en adelante ¿cómo vas a hacer las cosas? y de lo que debes cambiar, ¿por dónde empezarás para lograrlo?

5. Agradece: 

No solo te generará un sentimiento gratificante, sino que propiciará un mejor clima y comunicación con el otro. Probablemente con el tiempo veas la magnitud real del aprendizaje que te están brindando y el valor que tiene para tu desarrollo profesional.

6. Pide disculpas

Se empático y trata de entender las consecuencias que tus actos generaron para otros y para el equipo y no sientas vergüenza en ningún momento de pedir disculpas, por el contrario, cultiva la humildad.

7. Plan de Acción

Se proactivo y explicita tus ideas sobre el nuevo plan de acción, eso no sólo servirá para mostrará tu buena disposición sino que te ayudará a establecer los compromisos necesario para poner en marcha las mejoras.

Mariana Nunes

Mariana es Lic.en Relaciones Industriales y Master en Administración de Negocios con amplia experiencia en consultoría de Planificación Estratégica en las áreas de RRHH, Marketing y Finanzas. Coach ontológico profesional. Contacto mariananunes.coach@gmail.com

Ver más notas y consejos de Mariana Nunes.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.