Cómo estudiar y trabajar a la vez sin quedar en el intento


Cómo estudiar y trabajar a la vez sin quedar en el intento - Nuria Marcovsky

El estudio y el trabajo se complementan y retroalimentan.

En el área de formación, el trabajo permite traer la experiencia al campo del conocimiento y relacionar la teoría con la realidad. A su vez, formarte, aprender, te abre la cabeza, te da la posibilidad de crear, crear nuevos conocimientos, nuevas metodologías que le darán valor agregado al trabajo. También te brinda las herramientas para elegir el camino profesional que aspires.

Dentro del mercado laboral, estudiar está muy bien visto y favorece al desarrollo profesional potenciando el rol que desempeñes. Abre el abanico de posibilidades de crecimiento permitiéndote progresar en el campo del trabajo.

Concebir al trabajo como una vocación que te realice, permitirá que uno trabaje con gusto, y esa diferenciación en el trabajo hará que la retribución también sea diferenciada.

Trabajar y estudiar no es tarea sencilla. Te acerco tres consejos que te ayudarán a transitar la tarea compleja de estudiar y trabajar a la vez:

1. Organización del tiempo

El trabajo, el estudio, la vida social… uno necesitaría un día de 40 horas. 

Te propongo que, antes de decirte “¿y ahora como hago con todo lo que tengo que hacer?”, armes un cronograma semanal con todas las actividades y horarios ocupados. Es una buena forma de visualizar el conjunto y poder planificar y organizar tus tiempos y las prioridades circunstanciales del momento

En la medida que transcurra el tiempo, aprenderás a organizarte mejor, tanto en el trabajo como en el estudio,  y te verás beneficiado en el desarrollo de ambos campos.

2. Autodidacta 

Tanto en el trabajo como en la formación profesional es un buen ejercicio incorporar el hábito de la investigación cibernética, la lectura de libros de temáticas que a uno le interese e informarse a través de los medios de comunicación. 

Adquirir la capacidad y desarrollar con entusiasmo la búsqueda de nuevos saberes es un atributo muy valorado en el trabajo. Esto te permitirá ser autodidacta, aprender a aprender y así de esta manera, diferenciarte en el ámbito académico y en el mundo laboral.

3. Autoexigencia

La presión que imparte la sociedad en estos tiempos te hace creer que podemos ser súper héroes, que todo lo podemos y eso provoca frustración hacia nosotros mismos. 

Lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de que todo no se puede abarcar, no se puede estar al 100% en todas las áreas de tu vida. Por eso es importante organizar las prioridades circunstanciales.

¡No te estreses pensando en el deber! Acciona y liberarás espacio de preocupación en la cabeza, lo cual te llevará a beneficiarte en tus tareas, aprendizajes y desarrollo.

Nuria Marcovsky

Nuria es Licenciada en Ciencias de la Educación, lleva más de ocho años trabajando en la Escuela Secundaria Martín Buber, actualmente en la Secretaría de Dirección General.

Ver más notas y consejos de Nuria Marcovsky.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.