Delegar, el camino para potenciar nuestro liderazgo


Delegar, el camino para potenciar nuestro liderazgo - Mariana Nunes

Cuánto estrés nos genera el sobrecargarnos de trabajo. Cuánta arrogancia en pensar que sólo si hacemos todo estarán bien hechas las cosas. Cuánto tiempo perdido corriendo para llegar, y cuantas cosas acumulándose, porque simplemente, es imposible hacerlo todo sin colapsar. 

Liderar supone delegar de manera eficaz y eficiente las tareas y funciones que contribuyen a la consecución de los objetivos comunes. Hacerlo no sólo genera confianza sino que optimiza los tiempos de ejecución y genera un sentido de pertenencia y utilidad que favorecen la motivación y felicidad del equipo. Sin embargo es un proceso que resulta difícil de concretar para muchos que no saben muy bien por donde comenzar ni cómo lidiar con la ansiedad que soltar puede generarles. Aquí algunas claves para iniciar este nutritivo camino:

¿Para qué delegar? El proceso que suma a todos

Cuando ocupamos posiciones de liderazgo y creemos que podemos hacerlo todo y hacerlo bien, estamos simplemente creando nuestra propia ilusión de control para tranquilizarnos momentáneamente. No podemos estar en muchas cosas a la vez, poniendo toda nuestra atención y haciéndolo de manera relajada y placentera, es un triangulo que no puede ser abarcado de forma completa ya que siempre sacrificamos un poco de alguno para lograr el objetivo. Conseguir al mismo tiempo, cumplir los plazos, ahorrar esfuerzos, lograr altos niveles de calidad, generar confianza y no preocuparnos innecesariamente, requiere delegar

¿Qué delegar? Contribuyendo al orden y definiendo prioridades

Lo más importante al analizar que debemos delegar, es ser respetuosos con los roles. Cada miembro del equipo tiene una función específica combinada con capacidades distintivas, entonces, cuáles son las tareas que desarrollan mis colaboradores y qué necesitan de mí para realizarlas de forma eficiente. Si estoy realizando una tarea que corresponde a otro, sin duda alguna estoy interfiriendo en sus funciones y entorpeciendo el desarrollo de las mismas; debo dejar de hacer eso. Ahora, de mis tareas, ¿cuáles son las prioridades que establezco y en cuáles tareas puedo pedir apoyo? por lo general aquellas que son operativas, urgentes, pero no están relacionadas con los objetivos más importantes del equipo

¿A quién delegar? Valorando el talento de otros.  

El hecho concreto de delegar estará siempre relacionado con la confianza que tengas sobre las capacidades de la persona o el equipo de personas para realizar el trabajo de forma eficiente. Es de gran ayuda reconocer el talento de los demás sin mezquindad. Si no confías en que el otro pueda realizar lo encomendado igual o mejor de lo que tú mismo lo harías, terminarás arrepintiéndote de haberlo delegado. Por lo tanto la pregunta que debes hacerte para saber a quién delegar es ¿confío en que esta persona puede realizar esta tarea? La segunda parte está relacionada con el nivel de motivación que tiene el delegado, si está motivado, delega y confía; si por el contrario notas que su motivación es baja, delega y monitorea de cerca su desempeño, siempre desde el objetivo de incentivarlo a dar lo mejor de él.

¿Cómo delegar? Aprendiendo algo nuevo

Delegar es un proceso de aprendizaje más relacionado con quien delega que con quien es delegado. Debes comenzar por ser paciente, permitiendo que los otros expresen sus dudas, siendo comprensivo y sirviendo de guía y fuente de conocimiento. Igual de importante que las capacidades al momento de llevar a cabo la tarea, es el compromiso generado y el  apoyo que permita optimizar y completar el proceso. Delimita faces en las que vayas delegando de forma gradual y planificada para que tus colaboradores sepan lo que se espera de ellos. Recuerda que aunque el otro vaya a realizar el trabajo, la responsabilidad nunca se delega, por tanto si no se realiza correctamente, tú también hiciste algo mal.

Acuerdo. Hablando claramente.

Haz una reunión enfocada únicamente en especificar, qué quieres que se haga, cómo quieres que se haga, cuando quieres que esté listo, cómo y cuándo revisaras los resultados parciales y quiénes y cómo están establecidas las responsabilidades de cada parte. No escatimes en explicaciones e incentiva las preguntas de la persona o el equipo al que delegaste. Procura que de esa reunión salga un documento donde quede constancia por escrito de todo lo acordado y asegúrate de luego enviarlo a cada uno de los interesados.

Mariana Nunes

Mariana es Lic.en Relaciones Industriales y Master en Administración de Negocios con amplia experiencia en consultoría de Planificación Estratégica en las áreas de RRHH, Marketing y Finanzas. Coach ontológico profesional. Contacto mariananunes.coach@gmail.com

Ver más notas y consejos de Mariana Nunes.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.