¿No das más? Comienza a delegar tus tareas y recupera el control de tu tiempo


¿No das más? Comienza a delegar tus tareas y recupera el control de tu tiempo - Brenda Gendin

Delegar tareas sin duda constituye una parte muy importante del liderazgo…sin embargo, no siempre es sencillo hacerlo… dudamos, nos contrariamos a nosotros mismos y hasta a veces caemos en la tentación de creer que no se puede y seguir haciendo todo nosotros solos. ¿Por qué te pasa esto?

1. Crees que eres el mejor y nadie lo va a hacer tan bien como tú

Es probable que seas muy bueno haciendo esa tarea o llevando adelante esa actividad después de tanto tiempo. Sin embargo, es hora que puedas dedicarle tiempo a la capacitación y a entrenar a una nueva persona para que de a poco vaya ganando confianza y experiencia en el tema hasta que te puedas despreocupar totalmente. Piensa todas las cosas que hoy no estás pudiendo hacer por no animarte a dar el primer paso.

2. Quieres demostrar que eres bueno técnicamente

Pocas cosas nos ponen de tan mal humor como que nuestro jefe no sepa de qué está hablando. Para no ser parte de ese montón, es probable que estés continuamente tratando de mostrar y mostrarte que sí eres bueno técnicamente y que sabes de lo que hablas; sin embargo, esto te está sacando capacidad de gestión.  A medida que vas creciendo profesionalmente, es importante que puedas desapegarte de esas tareas operativas que ya no te generan valor y te impiden aprender cosas nuevas.

3. Piensas que te van a reemplazar rápidamente

Excusados en el lema “saber es poder” crees que si delegas tus tareas a alguien y quien te sigue las hace tan bien o incluso mejor que tú, entonces no eres tan bueno o dejas de ser imprescindible. Sin embargo, especialmente si acabas de tener un ascenso o quieres conseguir otro puesto, es importante que puedas delegar. Si has sido recién promovido, es hora de dar un paso también en las tareas y responsabilidades que tienes. A ninguna compañía le interesa pagarte más para que sigas haciendo exactamente lo mismo. Si quieres otro puesto, para que te permitan rotar es importante que aprendas a delegar tus responsabilidades. Es hora de asumir nuevos desafíos.

4. No le dedicas tiempo

Piensas que mostrarle esta tarea a otra persona te sacará aún más tiempo y si encima tiene dudas o lo hace mal, te lleva menos tiempo y causará menos problemas hacerla tú directamente. Por supuesto nunca podrás sacarte esa responsabilidad de encima si no dedicas tiempo a capacitar a alguien. Una pregunta que te puede ayudar es? ¿Para qué sirve esa tarea? ¿Qué pasaría si la dejara de hacer y nadie más la tomara?  Si la respuesta es Nada, o no mucho, lo más probable es que a nadie le importa lo que estás haciendo y puedes dejar de hacerlo inmediatamente; de lo contrario, destina un tiempo y elige al menos una persona para que se encargue de aquí en más. Destinar tiempo a esta tarea, es una inversión, no una pérdida.


Si bien estos son algunos de los motivos que te están impidiendo delegar, puede haber muchos otros… Más allá de cuáles sean las razones (o excusas!) que te están frenando, te comparto algunos de los beneficios que obtendrás al animarte:

1. Mejorará tu efectividad personal

¿Sientes que no te alcanzan las horas? ¿Tu lista de pendientes no baja? ¡Es hora de delegar!!! El día tiene 24h y no importa cuanta magia hagas… no puedes estar en dos lugares a la vez. Delegar responsabilidades de forma inteligente, te permitirá asumir nuevos desafíos y empezar a hacer eso que tanto quieres y hoy te resulta imposible por abarcar demasiado. Además, te permitirá hacer foco en lo que sí quieres y necesitas dedicarle tiempo; mejorarás tu calidad de atención y tu performance en lo que es realmente importante.

2. Mejorará tu calidad de vida

Dejar de llenar tu agenda con montones de cosas irrelevantes para esta altura de tu carrera, te hará sentir mejor con vos mismo. Tendrás más capacidad – ¡y más ganas! – de darle espacio a algo nuevo que venías postergando.  Te sentirás mejor con vos mismo cuando te des cuenta del peso que te sacaste de encima.

3.Incrementa la motivación de tu equipo

Esa tarea que hoy te aburre y te saca tiempo, en un momento muy probablemente te interesó aprenderla. Esto que no te agrega valor hoy, sí le puede agregar valor a otra persona. Que te animes a delegarla puede ser una forma además de reconocer y motivar al otro para que pueda seguir creciendo. Con el correr del tiempo y a medida que delegues eficiente e inteligentemente, todo el equipo se verá motivado al ver que aún le quedan cosas por aprender y que tienen lugar para seguir creciendo en ese equipo.  

4. Muestra confianza y profesionalismo

Un factor clave para la delegación es la confianza. Confiarle a alguien una responsabilidad, capacitarlo para eso y darle el tiempo para que se prepare para asumirla al 100% es una muestra de profesionalismo y de confianza hacia el otro. Al Mostrar, construir y generar confianza, más gente querrá trabajar contigo porque sentirá que tiene mucho para aprender de vos como profesional, que eres una fuente valiosa de aprendizaje y consulta. Evitará que te retengan innecesariamente cuando quieras un cambio, y te permitirá irte de vacaciones tranquilamente o ausentarte en caso de necesidad, sin tener que trabajar el triple el día que estás de vuelta.

Brenda Gendin

Brenda es la CEO y fundadora de mibucle.com. Con  amplia experiencia en RRHH y Coaching en diversas Multinacionales, creó este portal con el objetivo de ayudar a las personas en el desarrollo de su carrera profesional.

Ver más notas y consejos de Brenda Gendin.
navigate_next Siguiente

¿Querés ser el primero en descubrir todas las novedades?

Suscribite YA y recibí información con el mejor contenido, empresas y oportunidades laborales.